Shop More Submit  Join Login
×

:iconkilfer-zgz: More from KilFer-zgz


More from deviantART



Details

Submitted on
August 3, 2011
File Size
8.0 KB
Link
Thumb

Stats

Views
162
Favourites
3 (who?)
Comments
9

License

Creative Commons License
Some rights reserved. This work is licensed under a
Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 License.
×
Durmiendo en mi encierro de veinte días en aquella sala oscura me encontraba. No veía la luz del dia, me guiaba por mis ciclos de sueño. La comida la guardaba en una pequeña bandeja.
¿Cambiaría mi encierro algun dia? ¿O tendría al menos una forma de entretenerme en mi aburrimiento?
Oyendo mis súplicas y plegarias, Dido entró por la pequeña puerta de metal que me aislaba del exterior. Con su enigmática mirada, susurró:

- Ven, Kil. Vamos a jugar.

Tras bajar varias escaleras, yo por delante, ella por detrás, llegamos a lo que parecía era nuestro destino.
Era una mesa oscura en una sala roja. En la mesa una baraja de cartas, y dos sillas, una a cada lado. En resto de la habitación era impoluta, vacía, y la puerta por donde había entrado desapareció tan pronto como ella se puso delante de mí.

- Siéntate y barajea.

Empecé a barajar con la cabeza baja y cuando la alcé para repartir, toda su pandilla estaba alrededor de ella, mirándome, algunos con odio, otros con felicidad, y Dido con una sonrisa maléfica. Cogió sus cartas y empezamos a jugar.

- Muestrame tus cartas, Dido.

Sota de espadas. Caballo de espadas. Rey de espadas.
Reina de espadas, mas bien.

- Ya eres mío…

Y de un movimiento rápido, soltó las cartas y se llevó la mano a la cintura. De allí sacó una arma lanzada con fuerza.
Una lanza afilada que surcó por los aires cortando el viento. Una katana de hoja negra y roja que lanzó directo al cuello.
Extendí mis manos por delante sujetando fuertamente mis cartas y cerré mis ojos, pensando en mi final, en el fin de una nueva historia, encontrándome con dos agujeros en mis manos y ni rastro de la cuchilla carmesí ni de aquella baraja.
Ni rastro de ningún corte. Tan sólo dos agujeros en sus manos.

Una cuerda que atravesaba ambos agujeros con un nudo fuertemente hecho, atando también mi cuello, y el otro extremo cogido, sujetado por sus fuertes manos; y en su faz se asomó una sonrisa.

- Ya eres mio, ¿Creías que ibas a escapar de mí?

Con su sonrisa de fondo, una sonrisa siniestra y oscura, el suelo se desvaneció sobre mis pies. Una caída larga en la que ella ni se despeinó ni se desdibujo su cara. Una caída en la que ví mi final cinco veces.
Alcé las manos para agarrarme a la barra de un tren en marcha. Debajo de mí un infinito, delante de mi, sentada en el tren tranquilamente, Odid me sonreía ante mí.

- Creo que de esta no sobrevives, pequeño…
- ¡Ayudame! ¡Me voy a morir, maldita sea!

Me lanzó una baraja que sujeté.

- Reparte. Juegate a un juego tu supervivencia.

Y barajeé, y le dí la baraja. Pero ella no repartió, sino que colocó cuatro boca abajo en el suelo del tren.

-Muéstrame tus cartas, Odid.

Y levantó poco a poco las cuatro cartas. El colgado. El Loco. El Juicio. La Muerte.

Muerte anunciada por cuatro simples cartas de Tarot. Muerte ejecutada por sus manos. Sonrió con aquella sonrisa que tanto me daba miedo, con la mirada fija en mi mirada, en mis ojos de carnero a punto de ser degollado.

- No sabes cuanto he esperado para hacer esto… Adios, Kilf.

Con una patada, con una fuerte patada, me quitó una de las dos manos. Se acercó a mi hasta estar frente a frente, hasta tenerla a un palmo de mi nariz, y me dio un cabezazo.
Solté mi otra mano, y empecé a caer.
Y mientras pedía ayuda, ella se reía de pie en lo alto del tren.
Cerré los ojos, llorando, pensando de nuevo en mi final, viendo como el acantilado no era infinito y yo iba directo a mi fin.
Choqué. Me ví en mi colina, en mi plácida colina, con ella al lado despertándome. Una pesadilla, tal vez. ¿Me había dormido en un momento tan importante? Ella me sonreía benévolamente…

- Cuéntamelo de nuevo, Dido, por favor.

Su cara se tornó algo más seria y empezó a narrar una de sus escasas historias. Palabras plácidas, frases risueñas, oraciones llenas de vida y sentimiento que se escondían bajo una piel de celulosa y que ahora veía, oía en su terreno natural.
Una melodía hermosa, un cuento de hadas, una fantasía de ciencia ficción que contaba la realidad tal y como era.
Y a cada melodía que salía de sus labios, mi cabeza desarrollaba mil cientas historias que intentar narrar. Sin saber porqué. Sin querer evitarlo.
Y cuando terminó, las estrellas florecían en el cénit de la colina, desde donde podíamos avistar hasta el mas pequeño guiño de la galaxia.
Acabó y dejó de sonar la melodía, y ella volvía a sonreírme. Me senté delante de ella, y nos miramos fijamente.

- Dido…
- Kil… juega. Te toca jugar.

Era una mesa de juego. Nuevamente otros dos mazos. Volví a coger las cartas y la miré a ella.

Tan sólo tenía un par de cartas de picas y de diamantes.
Arrepintiéndome de antemano, le susurré de nuevo.

- Muéstrame tus cartas.

Y se desdibujó su sonrisa benevolente para volverse a dibujar una sádica, y el miedo corrió de nuevo por mis venas. Dio la vuelta lentamente a su mazo. Poker de ases. Escalera de color.

Me ganaba en su baraja de superioridad, con ambos colores de la baraja. Y aquellas cartas negras y rojas se convertían en oscuridad alrededor mío mientras corría ávida mi sangre hacia el suelo.
Un atrapasueños colgado de la copa del árbol que se manchó de carmesí por la sangre que salió por aquellos olvidados agujeros de las manos, manchándome completamente.
Pestañeé de sufrimiento, y en el lugar de ella apareció un gran dragón oscuro que me lanzó una llamarada.

Volví a pestañear. Y me encontré de nuevo en aquella sala roja.

Y ella volvia a estar enfrente mío, con toda su pandilla mirándome. Miré mi baraja. Y sonreí.
Por primera vez, sonreí.

- Muéstrame tus cartas, Dido.
- ¿Después de cómo has acabado, aun quieres seguir jugando? –me dijo con sorna, burlándose de mi mala suerte.
- No. No quiero seguir jugando. Esto ha terminado ya. –le contesté, dejándola congelada en su posición.- Muéstrame tus cartas. Una última vez.

Un uno rojo. Un comodín negro. Un cinco azul. Sonreí. Sonreí fuertemente. Había ganado.
Saque de mi mano la última carta que me quedaba, la carta que tenía en mi mano desde el primer momento.
La carta que atravesó con su katana la primera vez que me vió. La que sobrevivió conmigo al encierro que me sometió durante varios días en la habitación. La que me protegió durante el juego ante las cartas que vaticinaban mi destino. La que quiso ser manchada de oscura sangre.

Una simple carta que nadie sabía de qué juego era.
Porque no era de ningún juego.

- He ganado, Didosama, oneechan.

La carta tan sólo contenía cuatro letras, cuatro letras apagadas rodeando un trozo de telaraña pétrea rota en mil pedazos y una piedra con forma de rombo, ambas piedras manchadas de carmesí. Cuatro letras plateadas bordando con hilo suave una palabra. "SOUL" .
Y abandoné la estancia erguido, sonriendo, dejando caer tras de mí mil y una cartas de sueños y promesas, las cartas que alguna vez todos los presentes en la sala escribimos a amigos, a desconocidos, a Papá Noel y a los reyes magos, todos los sueños de la infancia.
Dejándolas a todas con la sorpresa en la mesa, me fui. Nunca supe su reacción. Ni sé si me la contará algún día.

-Buenas noches, Dido –susurré llorando mientras me alejaba.

Pues me acuerdo perfectamente de todo. Y no me acuerdo de nada.

Desperté sudando aquella noche de golpe, de aquel extraño sueño que me había asaltado. Desperté llorando por nada, y riendo por mis lágrimas. Mirando el calendario, me di cuenta del día en el que estábamos.

Me acordé de ella. Y entendí el sueño.

- Feliz cumpleaños… Oneechan.

Y colgué en mi ventana mi viejo atrapasueños, esperando que le fuera útil algún día. Algún día…
Felicidades, :iconpilarika-rr: ^^

Este relato va dedicado a ella, por lo que habrá bastantes guiños que no reconocereis nadie más... pero creo que se puede leer.

El relato hace recordar a unos versos de Mecano...

"Es por culpa de una hembra
que me estoy volviendo loco
no puedo vivir sin ella
pero con ella tampoco"

Y de hecho está escrito con ese objetivo.

Y con la condición de jugar con las cartas, un guiño que ni ella reconocerá. Mil y una cartas.

Unas cartas que simbolizan el azar, el destino.

Y el azar hizo que hoy sea su cumpleaños, asi que hoy la felicito :3

Espero te guste >.< Sé que es poco, pero desde aquí poco puedo hacer...

A este relato le acompaña una imagen, pero mi habilidad artística con el lápiz (JÁ!) me ha impedido subirla... Así que lo siento. >.<
Add a Comment:
 
:iconpilarika-rr:
pilarika-rr Featured By Owner Aug 3, 2011
...
Y ahora es cuando yo me muero...
DIOS KILF ME ENCANTA
ES tan psicótico, tan entrelazado, con tantos guiños, cargado de tantas cosas!!!
Lo de las cartas... dios llevas jugando con la palabra carta desde que iniciamos nuestra historia en msn!! :D
Ay, de verdad,... no sé, soy mala cuando me regalan cosas no sé bien qué decir...
*se lo piensa un minuto*
GRAAAAAACIAAAAAAAAAAAAAAS :la:
*lo abraza*
Y siento mucho la caminata que te hayas pegado para llegar a en punto :tears: *lo abraza aún más*
Reply
:iconkilfer-zgz:
KilFer-zgz Featured By Owner Aug 3, 2011  Student Writer
Tantos detalles... además de un par de secretos como que algunos fragmentos son sueños reales (!) y lo de la carta... Que pensabas que era poker, no ibas mal encaminada :3

*devuelve el abrazo* DE NADAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!! ¿De verdad te gusta? Jo, me preocupaba... Me alegro >.< ^^

Es que con decirte que habia preparado para llegar 15 minutos antes solo para preparalo todo y he llegado con tan sólo 1 minuto para encender el ordenador... me he muetto x.x ¡Pero creo que lo he conseguido! Al menos algunos ^^

Aunque tu tambien eh? >.<
Reply
:iconpilarika-rr:
pilarika-rr Featured By Owner Aug 3, 2011
xDDDDDDDD
¿Cuáles son los fragmentos de los sueños reales? :D

Sí, si me gusta :la:
xDDD
Pobrecillo, en serio, no tenías que haberte molestado de tal manera ^^; Ains... qué Kilf xD

Sí, yo también he muerto un poquitin bastante xD
Reply
:iconkilfer-zgz:
KilFer-zgz Featured By Owner Aug 3, 2011  Student Writer
Acuerdate de preguntarme mañana, y te prometo que te respondo ^^
Reply
:iconpilarika-rr:
pilarika-rr Featured By Owner Aug 4, 2011
Anda y ¿por qué anoche no? ¬¬
pues te lo voy a preguntar! xD pero no sé si esta noche podré D:
Reply
:iconkilfer-zgz:
KilFer-zgz Featured By Owner Aug 4, 2011  Student Writer
Porque anoche fui una mala persona :D Y porque estaba seguro de que esta noche me depararía otro sueño extraño - cuando te lo cuente vas a pensar mal de mi D:
Reply
:iconpilarika-rr:
pilarika-rr Featured By Owner Aug 4, 2011
No pensaré mal de tí, acabo de despertarme entre gritos con un "¡MAMÁ, MAMÁ! ¡¿QUÉ PASA?!" porque he escuchado sólo en mi cabeza que alguien gritaba mi nombre alarmada... .-. mi madre se ha quedado todo poker face xD
Reply
:iconkilfer-zgz:
KilFer-zgz Featured By Owner Aug 4, 2011  Student Writer
Ehm, si, creeme, pensarás mal de mi, y al final no me has pillado en el msn D:

Yo no te he llamado, eh? D:
Reply
(1 Reply)
Add a Comment: